Patricia Silva López

Patricia Silva López

Escribo a continuación mi testimonio de vida con respecto a la medicina alternativa y en especial mi experiencia con la terapeuta Verónica Vidal, sólo con el fin de que si esto puede servir a más personas así sea y seamos muchos los beneficiados por esta alternativa en nuestras vidas.

Les cuento yo hace 22 años sufrí un accidente automovilístico del cual salí muy lesionada físicamente lo que dejó las secuelas de una amputación de dos dedos del pie izquierdo y además debido a la fractura expuesta de mi fémur izquierdo quedé con un clavo endomedular en mi pierna por 20 años. Gracias a Dios no tuve mayores problemas durante esos 20 años y pude retomar mi vida personal y familiar en forma normal, hasta el año 2.006 cuando comencé a sentir dolores en mi pierna, cadera y glúteo izquierdo, fue allí cuando consulté a dos traumatólogos quienes coincidieron en infección, la doctora me asegura que si saca el clavo ya que éste estaba atornillado con tres tornillos que en la operación anterior no se habían sacado ¿?.Con Verónica, lo conversamos y me propone prepararnos para la operación y hacerla simple como “sacar una astilla” yo incrédulamente me sonrío y accedo a continuar mi terapia y colocar el objetivo de preparación para la próxima intervención.

Que debía operarme para que extrajeran el clavo que era el que estaba provocando dichas molestias que hasta ese momento eran eso sólo molestias pero, que al pasar el tiempo se transformarían en  dolor y  perjudicaría mi vida transformándose en algo serio de salud. Fue así, como en Enero del año 2007 decidí operarme mientras estaba en vacaciones y así podría recuperarme y volver a mi trabajo en Marzo sin problemas, dicha operación no cumplió con el objetivo que tenía ya que, el doctor que me operó no pudo sacar el clavo puesto que estaba demasiado incrustado y solidificado, se provocaron micro fracturas y una inflamación severa debido a los martillazos y mala manipulación durante dos horas en pabellón.

Todo esto se   manifestó al poco de los días de tal operación, cuando tenía dolores que antes jamás había tenido y no podía caminar como lo hacía en forma normal, cuando iba a control médico,  éste decía que era cosa de tiempo que pasaran los efectos de la operación. Volví a trabajar en Marzo, lo cual lo hice con gran dosis de analgésicos y antinflamatorios que el doctor me daba para calmar el dolor, cosa que tenían su efecto durante los dos primeros días y luego había que cambiar a otro, eso duró hasta el 3 de Abril cuando me tuve que retirar de mi trabajo puesto que los dolores eran insoportables y no podía seguir de pie, fue ahí cuando el doctor tratante se convenció que el problema era serio y me envió hacer una serie de exámenes especiales los cuales arrojaron los resultados ya expuestos anteriormente y posterior a esto me envía a un reposo absoluto por 15 días “para empezar” lo cual me provocó frustración ,enojo,  impotencia que hubiese dejar pasar tanto tiempo sin enfrentar el error y la negligencia que él había cometido.

Pues bien, posterior a esto y no convencida de irme a la cama comencé un deambular de doctores los cuales coincidían en que la operación no se había hecho como se debía y que tarde o temprano tendría que operarme de nuevo pero, por el momento no se podía ya que estaba todo muy inflamado a tal punto que se corría el riesgo de una infección al hueso, comprenderán que con tales diagnóstico mi ánimo no era muy bueno pero, me propuse encontrar soluciones más rápidas ,fue así como a principios de Junio conocí a través de una amiga a la doctora Mercedes Orrego quien me manifestó su preocupación por mi caso y pese a la dificultad que veía ,me dijo que saldría conmigo adelante y lograría volver a mi normalidad. A  los dos días de haber conocido a la doctora, un amigo me da el número de Verónica, con quien me contacto por teléfono, conversamos y en ese momento Verónica sin saber absolutamente nada de mí me dice que lo único que quisiera es estar conmigo ,ya que se da cuenta de la necesidad de ayuda que tengo.

En el mes de Agosto la doctora me dice que definitivamente ella me recomienda operar sí o sí ya que los exámenes acusan aún inflamación y eso nos da riesgos de una

Continuamos todo Agosto ,hasta una semana después del 18  de Septiembre las terapias, yo ya me sentía al 100 % segura que todo saldría bien y me entregaba por entero a Verónica, así juntas llegamos al 27 de Septiembre día en que me opera la doctora ,lo hace a las 11 horas vivo todo cuanto Verónica me había anunciado en pabellón, la doctora luego de la anestesia me despierta y muy contenta me muestra el clavo que había extraído de mi pierna, comenta que jamás pensó que sería tan rápido todo, le sorprendía la facilidad con la que había podido extraer clavo y tornillos.

Sin bastar esto, al otro día me levanté, caminé y el día Lunes estaba en mi casa, nunca usé bastones de apoyo y a la semana ya salía de mi casa, nadie creía los resultados, pero, estaban a vista de todos quienes habían compartido conmigo los meses anteriores,  el 30 de Octubre vuelvo a trabajar.

Verónica, en sus terapias conmigo, trabajó sanaciones chamànicas, reprogramaciones,  Reiki, etc. Y ante todo mucha entrega personal hacia mi persona, lo que hizo que cada día me sintiera más segura de mí misma y de los demás, retomará mi vida de la mejor manera, me enseñó  a conocer mis debilidades y también mis fortalezas y a éstas sacarle el mejor partido, tanto fue su influencia en mi despertar que hasta el día de hoy es una luz que apoya mi caminar de una forma transparente, entera, plena y llana a estar ahí cuando se le necesita.

Todo cuanto he contado se trata de mi propia vivencia la cual la centro en un punto esencial en mi vida que es la FE, CON LA CUAL SÈ QUE SE VENCEN MIEDOS, DEBILIDADES, bajo ese convencimiento creo que TODO cuanto hagamos en nuestro caminar será beneficioso para nuestros objetivos personales, familiares y profesionales. Gracias doy  a Dios por haberme dado una nueva oportunidad junto a una persona tan especial.

Comments are closed.